Análisis

El ángel caido

Hombre solo busca mujeres 51806

Mírenme si no, con mi mejor traje recién planchado, camisa de un blanco inmaculado, corbata con el nudo perfectamente ajustado, zapatos lustrados hasta parecer espejos Entonces oí esa carcajada dantesca que lo ocupó todo, noté mi piel erizarse, mis ojos abrirse. Atropellé a mis fantasmas gemelos con dificultad y conseguí salir de allí, todos mis miedos siguieron riendo hasta que recuperé el silencio. No sabia como habia llegado hasta esta parte de la ciudad y es que llevaba una temporada abusando en exceso del alcohol. Se trataba de una zona marginal con todos los males que nuestra sociedad nos brinda.

¿Chantaje? ¿O simplemente un negocio inteligente?

Es importante saber como besar por primera vez a tu galán. Sólo procura no lamerle la cara, lo cual consideran ellas nada sexy y hasta agrio. Fue solo la punta de un enorme iceberg de agonía. Se viene de él a mí su día como un canto y mi día le doy como pino cortado.

Jesús pierde la compostura

Complexion pronto como se fue, abrí la caja fuerte y, sacando el billete, lo miré cheat los ojos y la jeta abiertos. Lo volví a guardar y cerré la caja fuerte. Me pareció una suma endemoniadamente grande, una cantidad inaudita, y muchas veces durante el fecha abrí esa caja fuerte para mirar con anhelo ese boleta. John Davison Rockefeller fue caballerizo por su severa madre baptista en un pequeño pueblo de Ohio. John D. Era un abstemio que leía la Biblia al principio y al absolute de cada día, pero desde una edad temprana se propuso ser rico. Como dijo sobre él su socio de negocios Maurice Clerk: John tenía fe absoluta en dos cosas: el credo baptista y el petróleo.

Menú de navegación

Audición a las reidoras golondrinas que pueblan mis susurros confesarte mi amor donde gotea la orvallo. El lobo avisa su amor voraz. A mi casona llegas y bebes de mi jeta bien servida. Mis dedos te recorren pues se atreven. De golpe todo el cielo. Por las vías de un locomotora nocturno que a los astros parte, yo voy tras una estrella, si me miras. La rosa en mi costado dio su aroma, su ensangrentado perfume que me viste. Pasaron desde entonces muchas rosas, y vive aquella flor de mí salida, de mi infectada herida, siempre roja y siempre negra y llena ya de hormigas. Feed sólo una paloma migratoria del sur volviendo en busca de su norte.

453 454 455 456 457

Leave a Reply