Análisis

Poemas cortos

Poema para 12379

Es un oro imposible de comprender, un acabado silencio que renace y se incorpora. Las manos de la noche buscan el aire, el aire se olvida sobre el mar, el mar cerrado, solo en la noche, envuelto en su gran soledad, el hondo mar agonizando en vano El mar oliendo a algas moribundas y al sol, la arena a musgo, a cielo, el cielo a estrellas.

Poemas en prosa / Charles Baudelaire; traducción del francés por Enrique Díez-Canedo

Para vivir un año es acuciante morirse muchas veces mucho. La canción del crouppier del Missisipi, Panero Fumo mucho. Fumo para frotar el tiempo y a veces oigo la radio, y oigo pasar la vida como quien pone la radio. Fumo mucho. En el cenicero feed ideas y poemas y voces de amigos que no tengo. Me palpo el pecho de pronto, nervioso, y no siento un corazón.

EL ESPAÑOL

Semejante vez ya nos toque En el hombro la mano que llama A la barca que no viene sino vacía; Y que en el mismo fajo Ata lo que fuimos mutuamente Y la ajena suma abstracto de la vida. Te quiero a las diez de la mañana, de Jaime Sabines Te quiero a las diez de la mañana, y a las once, y a las doce del día. Te quiero cheat toda mi alma y cheat todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de abundancia. Tu vienes toda entera a mi encuentro, y los dos desaparecemos un instante, nos metemos en la boca de Jesucristo, hasta que yo te digo que tengo hambre o alucinación.

507 508 509 510 511

Leave a Reply